Economía

26 de octubre de 2018 08:00

Foro internacional delinea agenda global para la defensa de la Amazonía

El quinto Foro Internacional Andino Amazónico de Desarrollo Rural concluyó con una declaración de 17 puntos que plantea modelos alternativos frente al extractivismo y la depredación y el fortalecimiento de las organizaciones indígenas de la Amazonía.

Foro Andino Amazónico Sesión de clausura del quinto Foro Internacional Andino Ammazónico de Desarrollo Rural. Foto:ANF
jub12

La Paz, 26 de octubre (ANF).- Organizaciones indígenas y campesinas, investigadores y activistas de cinco países formularon una agenda global de 17 puntos para la defensa integral de la Amazonía frente a los modelos de desarrollo convencional basados en el extractivismo, la deforestación y la explotación a gran escala de los recursos naturales.

En base a estudios, vivencias y experiencias concluyeron que, en alianza con megaempresas, los gobiernos de todos los países de la vasta región amazónica adoptan las mismas estrategias y políticas que afectan los modos de vida, los sistemas de producción y el medio ambiente, y vulneran los derechos colectivos de las comunidades indígenas.

La agenda adoptada a la conclusión del quinto Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural plantea la necesidad de generar y difundir información sobre la problemática de la Amazonía, así como las experiencias exitosas de agricultura sostenible a través de los sistemas agroforestales y la gestión integral de recursos naturales.

Cuestiona “los modelos de desarrollo extractivistas donde participan empresas hidrocarburíferas, mineras, megaproyectos, agroindustriales que avanzan sobre los territorios indígenas y áreas protegidas, muchas veces con el apoyo de los propios estados, vulnerando los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas y campesinos, contaminando y devastando los recursos naturales”.

Asimismo, rechaza el uso de transgénicos, la producción de agrocombustibles y el uso de agroquímicos que “atentan contra los ecosistemas amazónicos y nuestros modos de vida y que solo benefician a grandes corporaciones” y cuestiona la deforestación, la ampliación de la frontera agrícola, y el cambio del uso de suelo que afectan el bosque, el suelo, las fuentes de agua y la biodiversidad de la Amazonía y pone en riesgo la vida de la naturaleza y de los habitantes de tierras bajas y tierras altas.

Asume el desafío de “hacer respetar los derechos constitucionalizados y reconocidos en las normas internacionales como la consulta previa, libre e informada en la implementación de obras, actividades y proyectos que tiendan a afectar sus vidas, tierras y territorios”.

Rechaza el uso de transgénicos, la producción de agrocombustibles y el uso indiscriminado y excesivo de agroquímicos que atentan contra los ecosistemas amazónicos y solo benefician a grandes corporaciones y plantea fortalecer la producción local basada en el manejo sostenible del bosque, la pesca, la caza y la agricultura familiar, respetando y conservando la naturaleza para la consolidación de la seguridad alimentaria y generación de excedente para el mercado.

Las organizaciones indígenas de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador y Perú asumen el desafío de promover “una mayor articulación en torno a una agenda común en defensa de su autogestión orgánica y de la integridad de sus derechos y sus territorios”, así como fortalecer alianzas entre campesinos, indígenas y otros sectores de la sociedad “para la defensa de los territorios, áreas protegidas, recursos naturales y el medio ambiente”.

Demandan a las entidades estatales invertir recursos públicos en las experiencias exitosas que son implementadas por los pequeños productores que evidencias mejores impactos y resultados que aquellos proyectos que se ejecutan desde una perspectiva tecnócrata y utilitaria, asimismo, promover el consumo de alimentos y productos provenientes de la agricultura familiar y buscar mercados justos para la exportación de los excedentes.

Respalda la elaboración de un Plan Integral de la Amazonía y la creación de un Banco de Semillas nativas para su conservación y protección y para garantizar la soberanía alimentaria.

La agenda también demanda la aprobación de la Ley de Desarrollo Integral para la Amazonia - Bruno Racua, así como la reglamentación y puesta en marcha de la Ley del Instituto de Investigaciones Científicas de la Amazonía en beneficio de todos los sectores de la Amazonía boliviana.

/ZAB/





Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias