banner movil Torres

Economía

15 de abril de 2019 17:42

Estudio revela que el 56,4% de los agroquímicos usados en la producción agrícola es peligroso

El estudio realizado en cuatro comunidades campesinas del departamento de Santa Cruz, develó que los agroquímicos no solo son usados para la soya, sino también para otros cultivos como maíz, pimentón, tomate y otros.

agro-1160x665 Fumigación de cultivos con agroquímicos. Foto: GTCCJ
Publicidad movil CNC 06.05.19
La Paz, 15 abril (ANF).- El 56,4% de los agroquímicos que se emplean en cuatro comunidades del departamento de Santa Cruz, tiene grados de peligrosidad, revela el estudio “Uso y manejo de agroquímicos, estudio de caso: Yateirenda, Hardeman, Nuevo Palmar y Los negros”.

El estudio realizado por el Grupo de Trabajo Cambio Climático y Justicia y el Instituto de Investigación de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno se propuso aportar en temáticas de seguridad y soberanía alimentaria; alimentación saludable y consumo responsable; transgénicos; agroquímicos y sus efectos en la salud humana; y, promoción y fortalecimiento de la participación y control social.

En el departamento de Santa Cruz, la agricultura es la actividad económica más representativa en el Producto Interno Bruto (PIB) para la gestión 2016, con un 15,8%, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas de 2017. El 2,5% del territorio nacional es utilizado para el sector agropecuario; de esta superficie total, Santa Cruz participa con el 60,76%, lo que significa aproximadamente 1.677.251 hectáreas.

De ese modo el estudio se trasladó a las comunidades: Los Negros en el municipio de Pampagrande; Hardeman en el municipio de San Pedro; Yateirenda en el municipio de Cabezas y Nuevo Palmar en el municipio de Cuatro Cañadas.

En las zonas estudiadas se identificaron un total de 243 nombres de agroquímicos utilizados por las y los agricultores.

Entre las conclusiones más destacadas se menciona el tipo de agroquímicos utilizados en la producción agrícola y agroindustrial, siendo que el 42,1% no ofrece mayor peligro, pues tiene etiqueta verde. Sin embargo, el 56,4% de agroquímicos tiene grados de peligrosidad, que se identifica con etiquetas azules, amarillas y rojas.

“El 1,5% restante de agroquímicos está sin dato, por lo que se deduce se trata de productos que ingresan al país vía contrabando. Del 56,4% que reviste algún grado de peligrosidad, un 8,3% es calificado como sumamente y muy peligroso, un 29,3% moderadamente peligroso y un 18,8% poco peligroso”, señala el documento.

El trabajo también pudo evidenciar que, si bien la lectura de etiquetas es una práctica mayoritaria, realizada por un 66,6% de la población encuestada, existe un 33.4% que no lee o que lee a veces las etiquetas.

A partir de los resultados obtenidos, el estudio de la UAGRM concluyó que la diversificación productiva continúa siendo una estrategia de las unidades productivas a nivel familiar, y, en tal sentido, el estudio determinó la presencia de 36 tipos de cultivos en las cuatro regiones, siendo el principal la soya, (35,6%) de personas encuestadas lo cultiva), seguido del maíz (27,4%), pimentón (22,2%), tomate, arroz y vainita. 

Esta variabilidad tiene una fuerte influencia con los datos de la comunidad de Los Negros del municipio de Pampagrande, de vocación hortícola.

También se evidenció que las unidades productivas familiares en las zonas con alta presencia de actividad empresarial, están replicando los sistemas de producción intensiva, con grandes extensiones de monocultivo, que incluye un amplio uso de agroquímicos.

En las cuatro comunidades, un poco más de la mitad de los pequeños productores, es decir un 56,8% es propietario de sus predios, el 23,8% lo tiene en calidad de alquiler, un 8,6% en la modalidad de al partido, esta última forma de tenencia se presenta sobre todo en Los Negros y un 3,2% registra la forma comunal, que corresponde a la comunidad guaraní de Yateirenda. 

El rango de superficie de tierra en general es de pequeña escala: en Hardeman (San Pedro) el rango abarca desde las 0,5 tareas a 2.000 hectáreas, en Nuevo Palmar, Cuatro Cañadas desde siete hasta las 60 hectáreas. 

Los Negros en Pampagrande, la superficie oscila desde 0,8 tareas a 150 hectáreas y en el caso de Yateirenda por ser una comunidad indígena tienen una extensión de 420 hectáreas de tierra comunal colectiva.

/JMC/


Noticias relacionadas: