banner movil Torres

Cultura y farándula

23 de agosto de 2019 12:19

Un experimento en Chacaltaya busca el origen energético de radiación cósmica

Se pretende ubicar la fuente energética del origen de los rayos cósmicos y rayos gamma que son partículas que tienen una trayectoria bastante errática debido a los campos magnéticos existentes en el espacio.

10 Planicie del cerro Estuquería donde se instala Alpaca, al fondo la cima del Chacaltaya. Foto: Proyecto Alpaca
CNC movil
La Paz, 23 de agosto (ANF).- Científicos de Bolivia y Japón implementan un nuevo experimento en una llanura de la montaña Chacaltaya donde instalarán detectores para estudiar los rayos cósmicos y rayos gamma de alta energía que provienen del espacio y descubrir el origen de la fuente energética de esta clase de radiación cósmica.

“Necesitábamos una planicie de mucha altura a más de cuatro mil metros, porque los rayos cósmicos se absorben en la atmósfera antes de alcanzar el nivel del mar”, dijo Masato Takita, el científico japonés y experto en astrofísica de partículas de alta energía del Instituto de Investigación de Rayos Cósmicos de la Universidad de Tokyo, que forma parte del experimento del proyecto boliviano-japonés llamado ALPACA.

Explicó que el sitio (de Chacaltaya) fue elegido porque desde ese lugar es posible observar el centro de la galaxia en el hemisferio sur, “y el centro galáctico es uno de los mejores candidatos para descubrir el origen que tienen los rayos cósmicos”.

Una prueba piloto que fue denominada “Alpaquita” se iniciará en los siguientes días con la instalación de detectores construidos con un material sensible a la radiación del espacio, con el que se inicia un nuevo estudio del universo desde Chacaltaya. El proyecto ALPACA (por sus siglas en inglés) fue presentado el 2016 durante la visita a Bolivia del Premio Nobel de Física 2015, el japonés Takaaki Kajita.

La prueba “Alpaquita” consiste en la instalación inicial de 40 detectores de centelleo que muestran y detectan la radiación del espacio, mientras que ALPACA prevé desplegar 400 detectores en los siguientes años. 

Se pretende ubicar la fuente energética del origen de los rayos cósmicos y rayos gamma que son partículas que tienen una trayectoria bastante errática debido a los campos magnéticos existentes en el espacio, y que pueden provenir de remanentes de supernovas o del agujero negro supermasivo que se encuentra en el centro de nuestra galaxia: la Vía Láctea.

“Los rayos gamma también son partículas de carga eléctrica neutra, por lo que llegan directamente a la Tierra. Entonces es importante observar los rayos gamma para determinar el origen de los rayos cósmicos”, aseveró Takita.

 El científico japonés considera que la implementación de ALPACA es posible, por la larga tradición de investigación científica existente entre Bolivia y Japón. “Ambos países desarrollamos el proyecto BASJE (por sus siglas en inglés) que se inició en 1961 y que concluyó el 2015 que se relacionó también con el estudio de los rayos cósmicos del universo”, remarcó.

Planicie del Chacaltaya

“La electrónica (del proyecto) que ya se encuentra en el país servirá para armar los centelladores que son detectores que se instalarán en una planicie cerca de la montaña Chacaltaya”, anunció el director del Planetario Max Schreier, Martín Subieta que junto a los investigadores del Instituto de Investigaciones Físicas (IIF) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) integran el experimento científico.

Subieta detalló que los detectores de centelleo están compuestos “por un material que emite destellos de luz cuando absorbe la energía de una partícula del espacio y que a través de un proceso se convertirá en una señal eléctrica para ser analizada”.

/ECV/FC/


Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias