AND

29 de diciembre de 2021 09:29

Liderazgo, "fútbol social" y noti-recreos, lecciones aprendidas por 6.000 estudiantes de secundaria

En cinco años, el Proyecto de Educación Secundaria Inclusiva de Calidad (PESIC) trabajó con 6.147 estudiantes de secundaria, de 12 a 18 años. También participaron padres y madres de familia, directores de colegios y distritales, y cinco gobiernos municipales de tres departamentos.

c-20altiplanocorapata-411506-EB9B Adolescentes practican futsal en la población de Corapata, La Paz
ANF-728x90px-Inscripciones (1)
Jubileo22

La Paz, 29 de diciembre (ANF).- Luego de cursar los talleres de liderazgo, Michelle perdió el miedo a hablar en público; sus primeras charlas fueron sobre equidad de género y en la actualidad es lideresa de la Federación de Estudiantes de Secundaria de Pucarani (FESP). Esta joven de 16 años es parte de los 6.147 adolescentes y jóvenes estudiantes de secundaria que se benefició con el Proyecto de Educación Secundaria Inclusiva de Calidad (PESIC).

El PESIC fue implementado por Plan International (PI) Bolivia en 2017 y concluyó este 2021 tras cinco años de trabajo en 40 colegios de cinco municipios: Pucarani (La Paz), El Torno (Santa Cruz), Incahuasi, Culpina y Villa Charcas (Chuquisaca). El objetivo principal fue fortalecer a los actores que intervienen en la  educación para mejorar su calidad.

Según la oficial de Programas de Educación de PI, Mónica Guevara, el PESIC benefició de forma directa a 6.147 estudiantes de secundaria, de 12 a 18 años (2.869 mujeres y 3.278 hombres) y de manera indirecta a 40.938 maestros, directores de colegios y distritales, padres y madres de familia, así como a autoridades municipales. 

A manera de evaluación, Guevara destacó tres resultados del PESIC. El primero, la participación de los estudiantes en la gestión educativa desde sus gobiernos estudiantiles, que fueron elegidos por sufragio, y desde las federaciones de secundaria de los municipios, integrada por las y los estudiantes. Estas instancias generaron propuestas para la mejora de la calidad educativa y su trabajo fue articulado con los Consejos Educativos Social Comunitarios (CESC), de los que participan padres y madres de familia, autoridades distritales y gobiernos municipales.  

En la implementación del PESIC se fortaleció a estos grupos: estudiantes, los CESC, padres y madres de familia y autoridades, a través de talleres, en cuatro temáticas transversales: género, protección contra la violencia, cuidado del medio ambiente y derechos sexuales y reproductivos.

“Sobre todo se fortaleció el liderazgo de las mujeres en estas estructuras de representación de los y las estudiantes”, dijo Guevara.

Ese fue el caso de Lizeth, cuyo interés estaba en los temas de liderazgo, violencia de género y patriarcado y lo aprendido lo exponía en su comunidad con ejemplos claros para transformar el imaginario que los hombres también pueden estar en la cocina.

La igualdad de género y la deconstrucción de poder inequitativas fueron temas trabajados con la participación de las mismas estudiantes. En esa línea, por ejemplo, en el municipio de Pucarani se logró promulgar la Ley Municipal 145, estableciendo el Día de la Niña y Mujer del Municipio de Pucarani, y asignando  a su Plan Operativo Anual (POA) Bs 100.000, para abordar los derechos de las niñas, explicó Crespín Laura, técnico de PI.

“Este presupuesto es para fortalecer estos liderazgos y también las propuestas que surjan a partir de los gobiernos estudiantiles o de las federaciones de estudiantes de secundaria para el ejercicio del derecho a la participación de las mujeres (…)”, aclaró Guevara.

En esa línea se consolidaron las brigadas de comunicación, donde los estudiantes con micrófono en la mano elaboraron los “noti-recreos” donde el adolescente hablaba de la violencia basada en género, el bullying, el consumo de bebidas alcohólicas y el cuidado del medio ambiente.

Para ello, dijo Guevara, en los 40 colegios se entregaron consolas, parlantes y micrófonos. En el caso de Pucarani se dotó de una radio (91.1FM), desde donde los estudiantes lanzaron sus programas con contenido educativo. En los otros cuatro municipios, los alumnos utilizaron las radios municipales.

Otra actividad altamente motivadora fue el “Fútbol Social para la Igualdad de Género”, en el que cada equipo está conformado por cuatro varones y cinco mujeres. Allí el gol de las mujeres vale más puntos que el de los hombres, esta es una regla consensuada entre los jugadores, contó Lizeth.

Las brigadas de comunicación también organizaron y participaron en el Foro Político “Nuestra propuesta cuenta” en ocasión de las elecciones subnacionales en el que los estudiantes plantearon a los candidatos municipales problemáticas como el embarazo en adolescentes.

Un segundo aporte importante en estos cinco años es que se fortaleció y se equipó el Bachillerato Técnico Humanístico (BTH). Hace cinco años, entre los cinco municipios había nueve colegios que tenían el BHT en la actualidad hay más de 30 BTH con carreras técnicas en trasformación de alimentos, agropecuaria, sistemas informáticos y metal mecánica con enfoque de género, destacó Guevara.

“Los roles estereotipados se fueron rompiendo (…) veías a las mujeres en metal mecánica soldando con todos los instrumentos. Entonces, era como romper esos estereotipos y al final escuchabas testimonios, ‘sí, pero ahora los chicos cocinan mejor que los otros’, en tono de broma, y las mamás están agradecidas”, detalló.  

Finalmente, el PESIC también trabajó con los Consejos Educativos de Pueblos Originarios (CEPOS) y los Concejos Educativos Social Comunitarios (CESC) que han sido espacios de liderazgo de mujeres adultas y madres, una de ellas llegó al consejo distrital de educación y ahora es concejal de una alcaldía, destacó Guevara.

“Dentro de los consejos han liderado mujeres hay experiencia que una mamá fue representante del Concejo distrital de educación y en este momento es concejala de la Alcaldía y oficial de Desarrollo Humano”, dijo Guevara.

Una de las beneficiarias es Carmen Rosa, madre de dos niñas y una lideresa del Consejo Educativo Social Comunitario distrital. Ella contó que los talleres de liderazgo le ayudaron a conocer sobre sus derechos y obligaciones, y enfrentar con “más coraje” la realidad.

“Muchas veces las mujeres decimos, ‘a qué voy a ir’, ‘qué voy a poder’, no debería existir la frase ‘no podré’, al contrario, es necesario decir ‘sí puedo’, ‘sí lo lograré’”, detalló Rosa.

Esta joven lideresa y Lizeth piden que este apoyo continúe en las comunidades. Al respeto, Guevara acotó que los actores que hacen a la educación garantizan la continuidad y la sostenibilidad del proyecto con toda la transferencia metodológica y la institucionalización de espacios de participación de los estudiantes.  

“Cuando hicimos el evento de cierre cada actor presentó una rendición de cuentas de lo que se había hecho y cómo se piensa continuar (…). Se tiene acciones de sostenibilidad a partir de los mismos actores (…)”, explicó Guevara respecto a la continuidad de todas las actividades que deja el PESIC. 

Aclaró que fue fundamental, el apoyo y financiamiento a la Cooperación al Desarrollo del Gobierno de Bélgica y Plan Bélgica, así como el asocio con Fautapo para el trabajo de PESIC.  

/ANF/





ANF-336x90px-Inscripciones (1)

Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias