. Por Miguel Manzanera S.J
.

PROHIBICION DE AVISOS DE OFERTAS SEXUALES

  • COMPARTE:

En los últimos años se ha consolidado en los medios de comunicación un escandaloso fenómeno social que ya ha tomado carta de naturaleza, Se trata de los avisos sexuales que ocupan páginas enteras en los periódicos, no sólo aquéllos más procaces que alimentan el morbo popular con la crónica roja, sino también los que se consideran más respetables y publican sesudas editoriales proponiendo reflexiones éticas y morales. Éstos caen en contradicción con esos mismos principios basados en la dignidad de la persona humana. El interés lucrativo no puede justificar una doble moral.

Con este tipo de encuentros eróticos el deseo sexual se acrecienta, desequilibrando a la persona, lo cual no sólo incide en su incapacidad para formar un matrimonio fiel y una familia unida, sino que también lleva a una adicción neurótica, responsable de otras aberraciones sexuales. Al mismo tiempo aumenta en forma exponencial la trasmisión de las enfermedades sexuales, incluyendo el VIH, crecen los casos de trata y tráfico de personas y de turismo sexual y asimismo la violencia, en ocasiones mortal, contra la mujer y la niñez.

Entre las personas que ofrecen sus servicios sexuales, en su gran mayoría mujeres, algunas reclaman sus derechos como “trabajadoras sexuales” para poder ofrecer sus servicios y asegurar así su medio de vida. Pero, sin embargo, esa ocupación no concuerda con la dignidad de la persona humana que debe ser respetada en su cuerpo y en su espíritu. Las mismas prostitutas experimentan en su propia carne el degradante, humillante y peligroso trato al que son sometidas. En la mayoría de los casos se las usa y abusa como se hacía con las esclavas sexuales en la antigüedad.

Muchos psicólogos y pedagogos honestos avalan la necesidad de esta prohibición. Tal como indica la psicóloga Claudia Narváez, se daña la estructura de la sociedad, los costos de recuperación de las víctimas son muy altos y asimismo de la salud pública con incremento de transmisión de enfermedades como el VIH, hepatitis B y C entre otros. Por ello – concluye - “prohibir los avisos sexuales es un gran paso para luchar contra este flagelo, sería admirable que no sea necesaria una ley para ello”.

Por ello es de alabar el ejemplo de la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien el 6 de julio de 2011 promulgó el Decreto 936/11 prohibiendo la publicación de los avisos sexuales en los medios de comunicación. Daba la siguiente justificación: Es “un gigantesco paso contra la doble moral y la hipocresía que reina a veces en algunos medios de comunicación. No se puede en las primeras páginas de los periódicos exigir al Gobierno luchar contra la trata de personas y luego, en las páginas comerciales, poner los avisos donde se vehiculiza la más formidable y vergonzante no solamente trata de personas, sino también humillación a la condición femenina, porque también la discriminación es crear estereotipos de la condición femenina como objetos de consumo”.

Es alentador que esa iniciativa argentina haya sido bien acogida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que ha emitido una recomendación para que los 193 Estados miembros cambien sus legislaciones siguiendo los contenidos del mencionado Decreto argentino. Bolivia debe adherirse a esa política de prohibir el anuncio de ofertas sexuales en los medios de comunicación, por ser ofensivas y discriminadoras a la dignidad de la mujer y por promover  la trata y el tráfico de mujeres, incluyendo a menores de edad.

Ojalá estas palabras hagan reflexionar también a las personas anunciantes y sobre todo a los propietarios y responsables de los medios de comunicación para que supriman los “avisos sexuales”. De esa manera liberarán sus conciencias del peso de la complicidad con el mal y podrán ponerse a bien con Dios que ha creado al hombre, varón y mujer, a su imagen y semejanza, sancionando todo abuso contra su dignidad. Sólo así podrán escapar de la lamentación que Jesús pronuncia contra los que escandalizan a otras personas, arrastrándolas al pecado (Mt 18, 6), y que les llevará a la condenación en la sentencia definitiva al final de los tiempos (Mt 25, 41).



Noticias relacionadas:


Opinión Gobiernacion de La Paz Noticias al minuto
Boletines
Tome decisiones leyendo nuestros boletines realizados por especialistas.
Notas análisis político Notas económicas

Torres Brandy México Tailor Made Holidays & Small Group Tours to South America Altozano productos Quinua Web Hosting Bolivia Registro de dominios Bolivia
ANF

La Agencia de Noticias Fides es una obra de la Compañía de Jesús
Derechos de propiedad intelectual reservados
Se prohíbe expresamente la reproduccion o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de la ANF
(c) 2016