Punto de Vista Por Miguel Manzanera S.J
Punto de Vista

Genealogía materna de Jesús

  • COMPARTE:

La Iglesia Católica celebra el 25 de marzo la fiesta de la Anunciación. Según el relato evangélico de Lucas el Ángel Gabriel anunció a la Virgen María, desposada con José, que ella iba a concebir y dar a luz un hijo al que pondrá el nombre de Jesús y que será llamado Hijo del Altísimo. La concepción se produjo sin intervención de ningún varón gracias a la energía poderosa del Espíritu de Santidad (Rúaj Santa). La Virgen aceptó plenamente la voluntad de Dios y en su seno se realizó la Encarnación del Hijo de Dios. Como señal de ser verdadera esta visión el Ángel le anunció a María que su pariente Isabel, ya anciana, estaba encinta (Lc 1, 26-38).

El relato evangélico de Mateo completa este hecho en referencia a José, el esposo de María. El Ángel del Señor le confirmó la concepción de su esposa María y le invitó a aceptar a Jesús como su hijo, poniéndole el nombre de Jesús (Mt 1, 18-25). Con estas sencillas palabras se narra el milagro, incomprensible para la mente humana, de la encarnación del Hijo eterno de Dios en el óvulo de la Virgen María, fecundado sin intervención de varón. Jesús es, pues, el hijo biológico de María y, por voluntad de Dios, también el hijo adoptivo de José.

Según la cultura judía de aquel tiempo la genealogía paterna de una persona mostraba su identidad y la misión dada por Dios. Cada uno de los dos evangelistas, Mateo y Lucas, a partir de sus propias investigaciones, ofrece una genealogía de Jesús. El Evangelio de Mateo muestra que Jesús es hijo de David y también hijo de Abrahán. Lo hace a través de 42 generaciones, distribuidas en tres grupos: 14 desde Abrahán a David, otras 14 desde David hasta el exilio en Babilonia, y otras 14 hasta José, el esposo de María, del que nació Jesús (Mt 1, 1-17). Esta genealogía incluye únicamente a los progenitores varones, aunque también se mencionan algunas de las mujeres, no siempre sus esposas, con las que se unieron.

El Evangelio de Lucas presenta otra genealogía de Jesús, un tanto distinta de la mateana. Partiendo de de José, a quien la gente identificaba como padre de Jesús, se remonta hasta Adam, hijo de Dios. Esta genealogía incluye únicamente los nombres de los progenitores varones, entre los que también están David y Abrahán (Lc 3, 23-38). Se han hecho estudios para armonizar ambas genealogías, tarea nada fácil, ya que no hay una documentación histórica que garantice su exactitud.

Las dos genealogías paternas concuerdan en mostrar que Jesús era hijo de Abrahán y también hijo de David y por lo tanto, el enviado por Dios, cumpliéndose así las promesas al pueblo de la alianza. Jesús era el Mesías, en griego el Cristo, o sea el Ungido, a quien el pueblo elegido esperaba (Lc 1, 32). En la entrada triunfal en Jerusalén, días antes de su pasión y muerte en la cruz, Jesús fue aclamado por la multitud como el Hijo de David (Mt 21, 9). Los primeros cristianos predicaban con toda claridad que Él era el anunciado por los profetas (Hch 3, 13-26).

Los evangelios no exponen la genealogía materna de Jesús, ya que en esa época se valoraba más al padre que a la madre. Pero según el prestigioso exegeta Alejandro Diez Macho, M.S.C. al ser Isabel descendiente de Aarón (Lc 1,5), también la Virgen María, por ser su pariente consanguínea (Lc 1, 36), era descendiente de Aarón de la tribu de Leví, cuyos primogénitos eran consagrados definitivamente a Dios sin posterior rescate. Esto sucedió precisamente con Jesús, quien según el relato lucano fue presentado en el templo de Jerusalén, pero no fue rescatado. Los dos pichones se ofrecieron únicamente como ofrenda por la purificación de la madre (Lc 2, 22-24). Esta genealogía mariana aarónica de Jesús arroja mayor luz sobre la identidad genealógica sacerdotal de Jesús.

La Carta a los Hebreos llega a la conclusión de que Jesús es el único Sumo Sacerdote, aunque para ello acude a la figura, más simbólica que histórica, de Melquisedec (Hb 5,1-6). La explicación que hemos propuesto revela la genealogía sacerdotal aarónica de Jesús, elevado por Dios para ser Sumo y Eterno Sacerdote. Esta genealogía materna ayuda a comprender mejor el maravilloso plan de Dios que quiso enlazar así el antiguo y el nuevo testamento. De esa manera se abre una nueva vía en el diálogo judeocristiano e incluso también en la relación de los cristianos con los musulmanes, muchos de ellos fieles devotos de la Virgen María.



Noticias relacionadas:


Opinión
Columnista invitado
ALBERTO PONCE FLEIG
DEMOCRACIA OCASIONAL
Gobiernacion de La Paz Noticias al minuto
Boletines
Tome decisiones leyendo nuestros boletines realizados por especialistas.
Notas análisis político Notas económicas

Torres Brandy México Tailor Made Holidays & Small Group Tours to South America Altozano productos Quinua Web Hosting Bolivia Registro de dominios Bolivia
ANF

La Agencia de Noticias Fides es una obra de la Compañía de Jesús
Derechos de propiedad intelectual reservados
Se prohíbe expresamente la reproduccion o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de la ANF
(c) 2016