Por Guillermo Arroyo

¿De dónde vendrá el agua?

  • COMPARTE:

Las noticias, la mayoría oficiales, revelan un panorama presente muy sombrío para la provisión del agua y su relación con la economía humana. El escenario que algunas veces se tiene es contradictorio debido a la información inconsistente que va desde la promesa que EPSAS dará agua potable al 95% de los alteños sin respaldarla con  decirse simultáneamente de dónde vendrá el agua. En la realidad se trata de cuencas ya explotadas o instalaciones que están en el límite de su capacidad de diseño y construcción hace 30 o más años. Tampoco se dice si se ampliará la actual instalación o se hará una nueva con lo que ello implica es decir la captación, almacenamiento, transporte, tratamiento y distribución. Muy sueltos de cuerpo hablamos de provisiones a miles de personas en la planicie alteña sin revelar la consistencia implícita y convergente entre proyectos ya diseñados o en proceso de construcción, sus fuentes y condiciones de financiamiento o la administración técnica de los mismos, abandonados todos desde más de una década.

Mientras tanto el conflicto se acumula casi pavorosamente. Barrios completos sin agua, ni calidad, presión o cantidad, alta y letal contaminación ambiental, abastecimiento esporádico, son comunes en la mayor parte de las principales ciudades del país e indicadores gráficos y patentes de nuestra pobreza. Ninguna de las ciudades y menos las áreas rurales aledañas presentan planes medianamente diseñados para enfrentar la crisis en puertas. Seminarios, como el de Hábitat y el Ministerio de Autonomías a principios de semana, presentan el problema con datos hacia la “metrópolización”, es decir al tratamiento del problema en el conjunto de poblaciones como Viacha, Laja, Pucarani o Mecapaca, con cerca de 2 millones de personas, desparramadas en la altiplanicie o muy distantes entre sí, y para lo cual habrían ya que discutirse las economías de escala o la capacidad de explotación adicional que tengan las cuencas superficiales o subterráneas introduciéndose además discusiones sobre linderos y regalías. Lejano queda todavía entonces, muy lejano, el dimensionamiento de los proyectos o las necesidades de financiamiento y menos las fuentes y en algunos casos las tecnologías que pudieran resultar aplicables. Existen poblaciones rurales algunas muy cercanas a las ciudades capital donde mas del 90% de la población no tiene acceso al agua potable o al saneamiento básico, mientras la discusión se reduce principalmente al aspecto político-ideológico.

Al haber asumido el gobierno nacional la obligación de proveer el agua como un derecho universal, tiene también el deber respaldar la oferta cubriendo todos los aspectos que el problema incluye que son institucionales, financieros, técnicos. Condiciones recién sobre las cuales se podrá apreciar al compromiso como serio.



Noticias relacionadas:


Opinión
Columnista invitado
Editorial ANF
ATAQUES DE LOS ALIADOS
Gobiernacion de La Paz Noticias al minuto
Boletines
Tome decisiones leyendo nuestros boletines realizados por especialistas.
Notas análisis político Notas económicas

Torres Brandy México Tailor Made Holidays & Small Group Tours to South America Altozano productos Quinua Web Hosting Bolivia Registro de dominios Bolivia
ANF

La Agencia de Noticias Fides es una obra de la Compañía de Jesús
Derechos de propiedad intelectual reservados
Se prohíbe expresamente la reproduccion o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de la ANF
(c) 2016