Por Guillermo Arroyo

BÚSQUEDA DE AGUA Y SUPERVIVENCIA

  • COMPARTE:

Las próximas 2 décadas, según estudios de expertos, alertan sobre grandes riesgos para la supervivencia y habitabilidad humanas en los países más pobres del mundo, entre los  que se encuentra Bolivia, y sus catastróficas consecuencias sociales y humanas.

El ciclo inundación-sequía afecta las condiciones de vida de manera decisiva en las áreas altiplánicas y en el valle de Cochabamba otrora granero y producirá el fenómeno de migraciones masivas hacia áreas mas receptivas para la supervivencia, como ya se observó en algunas regiones muy definidas en el África sub-Sahariana vaticinan los expertos mientras, para citar un solo ejemplo, hace solo un año, los servicios hidrológicos en Bolivia dicen que el Lago Titicaca ya estaba a niveles de alerta por sequía y que sólo en un quinquenio disminuyó casi 4 metros su nivel, ubicando los descensos esperables en varios metros. Se trata del área de mayor densidad demográfica de Bolivia entre las ciudades de La Paz y el Lago Titicaca es fuente de vida y supervivencia para cerca de 1.5 millones de habitantes.

La amenaza de esta crisis sobre regiones ya tradicionalmente áridas y pobres, agravada por la disminución de la tierra arable, la desertificación y esterilidad como en regiones casi completamente desérticas del África, están tipificadas internacionalmente como “gravemente vulnerables” y causan como consecuencia directa la disminución de la habitabilidad, es decir de la posibilidad de sostener la vida humana, con resultados también directos como es fácil deducir, para la economía y para las áreas que puedan recibir esta migración como pudieran ser las áreas más bajas del país, pero también vulnerables a las inundaciones como se percibe cada vez más, cada año.

Es este ciclo inundación-sequía es el que resultará decisivo para la planificación  espacial y urbana, es decir la cantidad de agua definirá la tensión económica (“stress”) y para que la asignación de recursos en los países que, concientes de los problemas, tomen medidas para contrarrestarlos, entre ellas las de planificación espacial y la asignación de espacios y territorios y la migración y colonización internas, aspectos todos que en el caso actual del TIPNIS no deberían soslayarse y mas bien ponerse en el tapete de la discusión como fue en la década de los 50 el desplazamiento hacia las áreas subtropicales en La Paz y eventualmente del Oriente.

La técnica moderna permite simular mediante modelación matemática y estadística los escenarios extremos y atingentes en las regiones y en el mundo y ubican a Bolivia en escenarios particularmente alarmantes y extremos. Las simulaciones adecuadamente utilizadas y sus resultados aplicados permitirían anticipar medidas de emergencia y conservacionistas para el sostenimiento y la producción de alimentos (agricultura, ganadería) para la adaptabilidad a los ciclos hidrológicos extremos o para la conservación de la biodiversidad. La aplicación de estas herramientas de análisis y pronostico pudiera ser imprescindible en un análisis riguroso y profesional del territorio indígena protegido Isiboro-Sécure y su parece inminente área receptora de migraciones internas, esta vez ya como desplazamiento demográfico desde las tierras altas en búsqueda de supervivencia, antes o como consecuencia de la construcción de carreteras o de la explotación de recursos.



Noticias relacionadas:


Opinión Gobiernacion de La Paz Noticias al minuto
Boletines
Tome decisiones leyendo nuestros boletines realizados por especialistas.
Notas análisis político Notas económicas

Torres Brandy México Tailor Made Holidays & Small Group Tours to South America Altozano productos Quinua Web Hosting Bolivia Registro de dominios Bolivia
ANF

La Agencia de Noticias Fides es una obra de la Compañía de Jesús
Derechos de propiedad intelectual reservados
Se prohíbe expresamente la reproduccion o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de la ANF
(c) 2016