Por Guillermo Arroyo

Agua Difícil

  • COMPARTE:

Por Guillermo Arroyo Rodríguez

 

 

Las noticias últimas sobre la provisión de agua potable y alcantarillado a tres de las principales ciudades de Bolivia, La Paz, El Alto y Cochabamba, y los problemas que se derivan, no hacen sino confirmar hipótesis largamente sostenidas sobre la viabilidad en Bolivia de estos servicios y la comprensión de sus problemas.

 

Al afirmar que son imprescindibles administración – gerencia, capital y tecnología para avanzar hacia las soluciones, estamos hoy un poco sorprendidos cuando oímos que la hipótesis es finalmente aceptable para la alta autoridad ministerial.

 

El periódico cochabambino Los Tiempos reporta sobre el riesgo de perder para Cochabamba el crédito del BID, para el Plan de Acción y Expansión que atenderá la zona más pobre de Cochabamba y revela que el Gerente de SEMAPA  va quedando “sin capacidad para afrontar compromisos económicos asumidos para desarrollar y prestar el servicio” y el propio Ministro del Agua a su vez concluye, que SEMAPA “no tuvo condiciones ni capacidad” y que “no es el único caso en Bolivia”.  No para sorprenderse puesto que afirmábamos ya desde hace mucho tiempo que esta “perversa” combinación de gerencia y capital no se daba, añadiendo a la contundencia de la conclusión que la institución cochabambina responsable del servicio vital, estaba  además sumida en prebedalismo y corrupción y en medio de “vetos sindicales” que obstaculizaban cualquier logro o intención gerencial o aun gubernamental cuando el propio Presidente decía que se ocupaba de colocar parientes.

 

Para concluir este nuevo triste episodio, como en la “crónica de una muerte anunciada” el ministro intenta resolver el entuerto asignando la responsabilidad por cerca de 5 millones de dólares a la Prefectura, pensábamos que el crédito del BID era de 12 millones, pero solo pensábamos. La Prefectura de Cochabamba por añadidura tampoco es un dechado de virtudes cívicas y ciudadanas como concluye el propio ex Prefecto Puente, a tiempo de renunciar para no someterse a dictados sindicales, que en la víspera, como vemos, liquidaron a SEMAPA. A esta altura ni se piensa en los requisitos que se necesitan para fiscalizar y supervisar una obra civil de este tipo.

 

Como no parecemos ser inteligentes y objetivos nos cuesta entender que la corrupción e ineficiencia de las gestiones administrativas son más letales que la escasez misma del agua en las fuentes, en un ambiente creciente de poco dinero y demanda global de capital, que  es lo que predomina a nivel de gobiernos amigos o instituciones financieras internacionales, tradicional apoyo para estos proyectos.

 

La situación en La Paz amenaza con ser igual o mayormente crítica. Sumida en una pugna de intereses mezquinos de predominio político y aún personal o de protagonismo entre La Paz y El Alto por controlar una empresa futura que desde hace 5 años virtualmente “no existe”. Después de intensos debates hoy se ve que recién el próximo año 2009, es decir a 6 años que la crisis comenzó y concluyó con la salida de Aguas del Illimani, se “estudiará” la estructura de una nueva empresa mediante consultores locales y con ayuda de instituciones españolas, catalanas siendo precisos. Nada avanza porque como fuera también anunciado repetidamente, el slogan de “agua para todos” o “es un derecho” se topa con la tozuda realidad de las limitaciones institucionales y estructurales con intereses creados –igual que en Cochabamba- o “no el único caso en Bolivia” (sic Ministro Orellana) que terminarán por in viabilizar cualquier intención.

 

En medio de este horizonte, la misma fuente, anuncia que se tienen 400 mil dólares para el diseño final de las represas de Huayna Potosí, Alto Hampaturi y Jankokota para resolver las tensiones de creciente demanda en El Alto y La Paz; y con moderado optimismo se cree que los nevados de Tuni y Condoriri recién empezarán a agotarse entre los años 2025 y 2045. Desde luego al no haber un sistema de planificación o ingeniería plenamente consolidado y como vimos muy vulnerable a los vaivenes institucional – políticos, las preguntas de “quién” o “cuánto” se necesitarán para armonizar con el optimismo ministerial, permanecen sin respuesta.

 

Mientras tanto habrán campañas para estimular la economía en el uso del agua o se vigilará la colmatación de sedimentos a fin de no disminuir la capacidad de las represas actualmente operando a niveles tan críticos que sumados a un más rápido deshiele que el optimistamente anunciado,  no ocasionen catástrofes humanitarias.

 



Noticias relacionadas:


Opinión
Columnista invitado
Antonio Menacho, S.J.
TRES DÉCADAS DE CUARTO INTERMEDIO
Gobiernacion de La Paz Noticias al minuto
Boletines
Tome decisiones leyendo nuestros boletines realizados por especialistas.
Notas análisis político Notas económicas

Torres Brandy México Tailor Made Holidays & Small Group Tours to South America Altozano productos Quinua Web Hosting Bolivia Registro de dominios Bolivia
ANF

La Agencia de Noticias Fides es una obra de la Compañía de Jesús
Derechos de propiedad intelectual reservados
Se prohíbe expresamente la reproduccion o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de la ANF
(c) 2016