Opinión

2011-04-27 00:00:00

Reservas disminuidas y petroquímica


Aceptando el informe de reservas de Ryder Scott, YPFB informó que se cumplirán con los contratos de exportación a la Argentina y Brasil además de satisfacer el mercado interno.

A los días también se informó la reducción del plan petroquímico a solo continuar el proyecto de petrocasas, la planta de fertilizantes (urea) en el Chapare y la preparación de una planta de GTL.

Petrocasas?  En uno de los primeros viajes de Su Excelencia a Venezuela, tuvo la vivencia de contemplar el montaje, en pocas horas,  de una casa con paneles de polivinilo de fabricación venezolana.  Lógicamente, quedo muy impresionado. El contar con una planta similar en Bolivia, se la ha tornado como una especie de obsesión. Nadie le explica que hacer casas no es petroquímica.  Petroquímica es el fabricar esos paneles con los cuales se las construyen.  Producto que estamos muy lejos de poder producir.

La planta de fertilizantes del Chapare, para producir ± 2000 TM/día de urea.  Con esa producción el mercado nacional seria saturado en dos meses.  Para que no sea un fracaso económico-financiero, se necesitarían mercados seguros de exportación para los otros 10 meses restantes de producción.  Estando tan alejados del mar no podemos ser competitivos en mercados internacionales, pero por suerte tenemos a Brasil de vecino, el más grande importador de urea en el mundo.

El Matto Grosso brasileño, esta tan distante del mar como Bolivia, por tanto constituye un nicho de mercado perfecto para la producción boliviana.
Lamentablemente, Petrobrás esta dando los primeros pasos para construir una planta a 200Km de la frontera, del doble de capacidad a la nuestra, utilizando gas boliviano.  Se ha advertido y sugerido varias veces, sobre la urgencia de lograr un acuerdo binacional para no perder ese mercado, ofreciendo un precio reducido al gas a cambio de la construcción de las planta en Puerto Suárez.

No se ha sabido del inicio de alguna gestión, antes que Lula deje el poder.  Lo único real es que el nuevo gobierno del Brasil ha autorizado en otro lugar de Matto Grosso, una segunda planta de fertilizantes, de mas de 1 millón de toneladas de urea, también utilizando gas boliviano.

La planta GTL. Conversión de gas a líquidos.  Hay tanto gas en el mundo que convertirlo a líquidos para competir con derivados del petróleo, hubiera sido el mejor negocio de la historia. Pero no es tan fácil, muchos lo han intentado sin éxito. A la fecha toda la industria esta pendiente de los resultados de Shell en Qatar con plantas que entraran en operación este año.  No existen otras plantas industriales en construcción, nadie se anima a correr el riesgo.

Polietileno, la piedra fundamental de la industria petroquímica en base a gas. Todos los volúmenes de gas que exportamos, arrastran etano, materia prima para el polietileno.  En el primer contrato con Argentina, la cantidad (± 7 MMm3/d) no fue suficiente para justificar una planta comercial de polietileno.  El volumen contratado con Brasil (Petrobrás) es de 30MMm3/d, suficiente para una planta en Puerto Suárez, pero la suscripción del adendum IV al contrato con Petrobrás, vende por separado del precio del gas, toda la materia prima para fabricar polietileno impidiendo así que se pueda construir una planta en Bolivia.

Por otro lado. Increíble! Pero parece que YPFB y la EBIH no se dan cuenta que el cumplimiento de las exportaciones de gas a la Argentina y el mercado interno, requerirán otros 30MMm3/d de producción, a partir del 2014.  Volumen suficiente para una planta comercial de polietileno.

Finalmente, la petroquímica nacional no será realidad si no se consiguen mercados de exportación.  El mercado interno es muy chico y las dimensiones de escala son decisivas en esa industria.  Esos mercados solo se consiguen con una hábil y pragmática política exterior.

El actual gobierno que analiza todo con lentes políticos ideologizados, es hora que se despoje de esos lentes para conseguir mercados de exportación de productos industrializados del gas.