Sociedad

27 de marzo de 2017 08:03

Voces de la Amazonía: la triple frontera abierta a la convivencia e integración

Es el caso de Bolivia, Perú y Brasil, aunque el acceso al lado boliviano es precario y dificulta el contacto, los tres países conviven de manera armónica y sin muros que los dividan.

TRIFRONTERA FOTO Banderas de Bolivia, Perú Y Brasil. Hito tripartito. Foto. ANF.

Por Carmen Julia Lujan y Jorge Luis Meruvia

Triple Frontera Bolpebra, 27 de marzo, (ANF).-  Luego de  haber sido parte de los conflictos limítrofes por el territorio del Acre hace más de 110 años, las poblaciones de Iñapari (Perú), San Pedro de Bolpebra (Bolivia) y  Assis (Brasil) conviven en una frontera abierta en relaciones de fraternidad, colaboración e integración.

La ANF visitó la triple frontera amazónica  para conocer sobre las percepciones que  tienen  brasileños, peruanos y bolivianos que comparten geográficamente los límites de sus países, sin muros ni marcaciones físicas, aunque existen puestos migratorios y aduaneros del lado  de Perú y Brasil. Además se conoció el punto de vista de dos comunidades indígenas del lado boliviano.

Este sector amazónico tiene como frontera natural a los ríos Acre y Yaverija. Desde 2010, el puente denominado de
“Integración”  une  a Brasil con Perú y forma parte de la carretera Transoceánica, y facilita la interrelación entre las localidades fronterizas.

En los tres países el valor monetario del Real (Brasil) y el Nuevo Sol (Perú) es el mismo, pero la moneda boliviana tiene otro tipo de cambio más bajo. En cuanto al idioma, el español y el portugués se fusionan en un "portuñol" que es dominado por todos.

Según el párroco de la población de Assis, David Romero, existe mayor contacto entre las personas de Perú y Brasil, debido a la facilidad de comunicación y acceso por medio del Puente de Integración, sin embargo, con el lado boliviano es más difícil, por tanto, el contacto es menos frecuente, pero de cordialidad y ayuda mutua.  Aunque reconoce que en una zona fronteriza abierta también confluyen problemas sociales como narcotráfico, corrupción, contrabando y tráfico de personas, que no afectan directamente a las relaciones humanas de los habitantes de la región.

El residente de Iñapari,  Pedro Macedo, concuerda con el párroco de Assis al afirmar que la relación es mayor entre brasileros y peruanos, pero eso no impide que haya buen trato con los bolivianos. Por su parte, Carolina Bisa Mamani, comunaria de San Pedro de Bolpebra, asegura que si bien el acceso a su comunidad es más alejado y complicado por falta de puentes y caminos, la relación de bolivianos con brasileños y peruanos es de cooperación, no son discriminados ni se les niega ayuda.

Asimismo, Eugenio Ferreira, joven que reside en Assis, comentó que en general la convivencia con los bolivianos queda un poco rezagada debido a lo precario que es el acceso a la comunidad de San Pedro de Bolpebra. Resaltó que con los peruanos es diferente, pero considera importante la concretización de puentes que liguen las tres fronteras para alcanzar relaciones más fluidas.

En el siguiente video ANF te invita a conocer a estas personas que habitan en la triple frontera y que hablan sobre su convivencia.




El sacerdote jesuita, Francisco Almenar, quien es miembro del Equipo Itinerante que trabaja en las tres fronteras,  remarca también que la relación entre peruanos y brasileños es de amistad e integración, además ya cuentan con  una historia forjada desde hace varios años. En cambio, los bolivianos que habitan San Pedro de Bolpebra, llegaron en su mayoría recién hace unas tres décadas y son más independientes, sin embargo, pese a ello la relación que se construyó es de convivencia tranquila.

Comunidades indígenas en la triple frontera

Del lado boliviano existen comunidades indígenas como la Machineri y Yaminawa, que habitan al borde del río Acre y quienes expresaron su conformidad en su relación con los países vecinos. Sus pobladores aseguran que es una facilidad tener acceso a víveres de Perú o Brasil porque les resulta más económico abastecerse en ciudades del otro lado de la frontera que desplazarse hasta Cobija, la capital del departamento de Pando.

ANF visitó ambas comunidades y verificó que sus pobladores tienen un gran agradecimiento al actual Gobierno por haber puesto su atención en proveerles de servicios básicos, vivienda y el acceso a internet.

Aseguran que la calidad de vida mejoró en al menos 50 por ciento, pero aún queda trabajo por hacer como el mantenimiento de vías  en buen estado, implementación de los centros de salud y la instauración de educación secundaria para que los jóvenes no abandonen a temprana edad la comunidad, entre otras necesidades. 

En el siguiente video, indígenas Machineri y Yaminawa comentan sobre  la atención que recibieron del actual Gobierno y sobre sus necesidades.





CJL-JLM


Noticias relacionadas: