HUMUS Por SERGIO MONTES, S.J.
HUMUS

MIRAR PARA VER, OIR PARA ESCUCHAR

  • COMPARTE:

Si uno lee los periódicos, escucha la radio o ve la televisión rápidamente se dará cuenta de que hay una serie de temas, problemáticas y conflictos que son noticia: las posturas encontradas frente a los resultados del censo 2012, el debate sobre la despenalización del aborto, los argumentos en pro y en contra del proyecto de ley de transparencia y acceso a la información pública, la confrontación entre miembros del gobierno y medios de comunicación, los continuos actos de violencia contra la mujer o menores de edad… y la cadena podría continuar.

Frente a esta realidad, reflejada por la prensa con variedad de matices, orientaciones e intereses cabrían distintas reacciones mas no la indiferencia, el silencio cómplice o la actitud cínica de quien vela sólo por lo que le conviene y se desentiende de lo demás.

La información que se procura ofrecer a la sociedad debe ser lo suficientemente responsable como para ayudar a las personas a tener una postura crítica frente a la misma. No se puede aceptar sin más lo que se dice sobre la realidad del país y apropiarse de un discurso informativo; no sólo es necesario sino que es una exigencia moral procurar un análisis crítico de la realidad para no quedarse con la opinión de otros sino la que uno es capaz de sostener.

Un elemento que podría ayudar a esta tarea es no ser simples espectadores de la realidad, creyendo que todo lo que en ella se dice o se hace es verdadero y bueno. Las conclusiones fáciles como asumir que todo va bien o que todo es negativo y malo nos eximen de nuestra responsabilidad ciudadana de analizar críticamente qué es de verdad lo positivo y qué lo negativo. Pero tampoco consiste en que uno se convierta únicamente en un activista que se cierra a la lucha por sus intereses y no logra ver más allá de sus narices, como si el compromiso con los intereses particulares eliminase un compromiso con el bien común.

Otro elemento, que sería fundamental, para aproximarnos a lo que se dice de la realidad de nuestro país es la capacidad que se tenga para VER más allá de lo que simplemente se mira, para ESCUCHAR lo que se oye. Cuando uno ve más allá de lo aparente y escucha lo que en verdad se quiere decir afina y aguza su sentido crítico que es una capacidad humana a desarrollar continuamente y que no puede ser silenciada.

Detrás de las provocaciones que lanzan algunos miembros del gobierno a algunos medios de información y comunicación siempre se hallan intereses particulares, de un lado y del otro; y eso no está mal, ingenuo sería pensar un mundo sin intereses. El asunto está en si esos intereses están al servicio del bien común o únicamente buscan el control de la información y la comunicación en base al poder que se tiene, por ahora, en el gobierno del país o en la producción de la información. Unos dirán que se abusa del poder político para acallar medio independientes y otros afirmarán que se aprovecha del poder mediático para atacar al gobierno, al ciudadano le toca la labor de analizar críticamente, de ver y escuchar lo que se hace y dice y sacar sus conclusiones, para no dejarse engañar con visiones distorsionadas de la realidad.

¿Qué interés hay en las restricciones a la información pública? ¿Será sólo por asuntos de seguridad de Estado? ¿existe o no control sobre los temas de seguridad nacional? ó ¿también interesa ocultar información para no ser fiscalizados? ¿Quién define qué información debe ser clasificada como reservada y en razón de qué? ¿A quiénes beneficia y a quiénes perjudican tales restricciones? ¿Se pueden tomar las mismas decisiones con o sin información pertinente?... sólo cuando se transparentan los intereses se puede tener una visión clara de la realidad, pero también se puede procurar transparentarlos.

La cotidianidad de los hechos, su repetición cíclica, a veces son capaces de generar indiferencia frente a la realidad y nublan la percepción de lo que en ella se agita. Se puede mirar sólo un debate por la despenalización del aborto o las cifras de feminicidios, violencia sexual contra menores, trata y tráfico de personas… o se puede ver en ello vidas dañadas, ofendidas, insultadas. No es poco lo que está pasando en nuestro país en torno a estos temas pero muchas veces se prefiere dirigir la mirada a otros ámbitos (normalmente políticos y de conflictos entre poderosos) o hacer como si nada pasase pues no nos afecta.

¡Ojalá se tuviesen ojos para ver y oídos para escuchar!



Noticias relacionadas:


Opinión
Columnista invitado
SILVIA GUZMÁN ROJAS
EL OFICIO DE PENSAR
24 octubre (ANF).-Lanzamiento de la biografía de Miguel Enríquez.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Lanzamiento de la biografía de Miguel Enríquez.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Lanzamiento de la biografía de Miguel Enríquez.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano
ANF fotos
Emprendeideas Premiación Noticias al minuto
Boletines
Tome decisiones leyendo nuestros boletines realizados por especialistas.
Notas análisis político Notas económicas

Torres Brandy México Tailor Made Holidays & Small Group Tours to South America Altozano productos Quinua Web Hosting Bolivia Registro de dominios Bolivia
ANF

La Agencia de Noticias Fides es una obra de la Compañía de Jesús
Derechos de propiedad intelectual reservados
Se prohíbe expresamente la reproduccion o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de la ANF
(c) 2014