Punto de Vista Por Miguel Manzanera S.J
Punto de Vista

A MÁS COCA, MÁS COCAÍNA

  • COMPARTE:

Por, Miguel Manzanera, SJ (.) El artículo 384 de la Constitución Política de Bolivia proclama la protección que el Estado otorga a la coca, afirma que ésta no es un estupefaciente y anuncia la promulgación de leyes para regular su revalorización, producción, comercialización e industrialización. Muchas personas que aprobaron la Constitución no captaron exactamente las implicancias de ese artículo, que refleja la política del actual Gobierno del MAS. El Estado defiende la coca por tratarse de un patrimonio cultural valioso, un recurso natural originario y ancestral que contribuye a la biodiversidad de Bolivia y a la cohesión social. Sin embargo ya esta presentación idílica es cuando menos discutible. En primer lugar los pueblos orientales y sureños que conforman el actual territorio boliviano nunca han sido cultivadores y consumidores de coca. Además, fue con el descubrimiento del legendario Cerro Rico de Potosí cuando la masticación de la coca, impulsada por los mismos propietarios o arrendatarios de las minas de plata, se expandió a los indígenas para que pudiesen soportar los penosos trabajos de la extracción de la plata. En ese sentido, la coca sirvió como un ingrediente más de la explotación infrahumana de los indios, mereciendo el apelativo
de “opio del pueblo” con el que Carlos Marx siglos más tarde calificará a la religión. En la actualidad, el acullicu se ha extendido como un medio para aliviar el cansancio y el hambre de los mineros, campesinos y obreros. Pero no está todavía del todo aclarado científicamente si la masticación habitual de la coca mezclada con substancias químicas favorece a la salud o, si por el contrario contribuye al deterioro de las facultades mentales sobre todo en personas mal alimentadas. El manido eslogan “coca no es cocaína” fue publicitado en tiempos del presidente Jaime Paz Zamora, terminando su lugarteniente Oscar Eid en la cárcel, acusado de presuntas vinculaciones con el narcotráfico. Este eslogan ha sido retomado por actual presidente Evo Morales, quien en marzo de 2009 presentó ante la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, reunida en Viena, la propuesta de que la coca sea borrada de la Lista de substancias estupefacientes, establecida en 1961, y en su lugar se introduzca la pasta base de cocaína. Esta propuesta está siendo estudiada y se resolverá en un plazo aproximado de dos años. La misma declaración fue reiterada por Bolivia, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Cuba y otros países en la VII Cumbre del ALBA celebrada en el mes de octubre de 2009 en Cochabamba. El eslogan “coca no es cocaína” fue presentado ostentosamente como centro floral en la mesa de deliberaciones. Ese eslogan, si bien es gramaticalmente correcto, más allá de la formalidad lógica es engañoso. A nadie se le escapa que la coca es la materia prima de la cocaína. Por lo tanto para no caer en sofismas hay que examinar en qué medida la coca plantada en Bolivia se destina a la fabricación de la droga. Aunque hay proyectos de industrialización, el porcentaje dedicado a la elaboración de Coca Cola, de infusiones, de analgésicos, de pasta dentífrica y de otros productos sigue siendo bajo. La mayor parte de la coca se destina al acullicu y a la elaboración de cocaína. Ahora bien, la coca cultivada en el Chapare no es tan idónea para la masticación. Por eso se calcula que un porcentaje alto, algunos lo sitúan en más del 90%, de la coca producida en esta región es utilizada como materia prima para la elaboración de la cocaína. Muchos campesinos saben que los compradores de coca son narcotraficantes o trabajan para ellos. Pero se justifican argumentando que ellos únicamente buscan tener mejores ingresos. Pero esa justificación es inmoral e hipócrita, similar a la de los fabricantes y traficantes de armas que las venden a terceras personas, sabiendo que terminarán en manos de delincuentes o de terroristas. Además, cada vez son más los campesinos que han aprendido a elaborar la cocaína. Utilizan máquinas moledoras que hacen el trabajo de los pisacocas. Luego la pasta base es procesada en laboratorios móviles con ayuda de algún técnico químico. Como resultado no pocas comunidades campesinas han encontrado aquí un medio casi mágico para aumentar desorbitadamente sus ingresos. Pantipata no es hoy una excepción. El Chapare, antaño lugar bucólico de humildes campesinos, ha cambiado su fisionomía y ha pasado a ser sede de nuevos ricos que exhiben lujosas casas y movilidades. Las estadísticas confirman que Bolivia es un Estado cocalero con más de 30.000 hectáreas dedicadas a la coca, el triple de lo permitido en la Ley 1008. Por otra parte el crecimiento de incautaciones de cocaína, si bien en sí mismo es loable, muestra al mismo tiempo el aumento exponencial de la producción de cocaína y de su exportación con medios cada vez más sofisticados a los países limítrofes y a países lejanos como Venezuela, USA y España. Cabe pensar que el MAS con el eslogan “coca no es cocaína” persigue ocultamente una política de erradicación de la pobreza y de elevación de ingresos de los cocaleros. Una tal política sería a todas luces contraria a la ética. La cocaína es una droga destructora de la salud corporal y espiritual de las personas y de las familias y corruptora de la sociedad civil y de la política, que termina siendo botín de las bandas transnacionales de narcotráfico. Es pues, hora urgente de rectificar esa política y comprender que “a más coca, más cocaína”, antes de que Bolivia pase a ser definitivamente calificada por la comunidad internacional y por la historia como un Estado cocainero. -------- (.) El autor es académico y doctor en Teología
///



Noticias relacionadas:


Opinión
Columnista invitado
SILVIA GUZMÁN ROJAS
EL OFICIO DE PENSAR
24 octubre (ANF).-Lanzamiento de la biografía de Miguel Enríquez.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Lanzamiento de la biografía de Miguel Enríquez.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Lanzamiento de la biografía de Miguel Enríquez.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano 24 octubre (ANF).-Aresentación de cartas credenciales.Foto: Diego Herculano
ANF fotos
Emprendeideas Premiación Noticias al minuto
Boletines
Tome decisiones leyendo nuestros boletines realizados por especialistas.
Notas análisis político Notas económicas

Torres Brandy México Tailor Made Holidays & Small Group Tours to South America Altozano productos Quinua Web Hosting Bolivia Registro de dominios Bolivia
ANF

La Agencia de Noticias Fides es una obra de la Compañía de Jesús
Derechos de propiedad intelectual reservados
Se prohíbe expresamente la reproduccion o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de la ANF
(c) 2014